La victoria de los del fondo, vital para el nuevo escenario de San Lorenzo