De Germán Lux a Gustavo Oberman. La victoria, de un arco al otro