La vuelta olímpica con el último suspiro

Doce de los 21 torneos cortos consagraron al campeón en la jornada final
Francisco Schiavo
(0)
27 de diciembre de 2001  

La modificación, en 1991, levantó bastante polvareda. Hubo críticas y discursos opositores cuando la AFA decidió la disputa de torneos cortos que consagrarían dos campeones por año. Aún hoy puede oírse alguna voz de disconformidad. Pero lo cierto es que la máxima entidad del fútbol cumplió con uno de sus cometidos: mantener la incertidumbre hasta el final; casi como una cautivante novela de suspenso. La estadística arrojó una prueba reveladora: de los 21 certámenes disputados desde el Apertura 91, 12 se definieron en la última jornada. Incluido el Apertura 2001, que hoy puede consagrar a Racing.

No abundan las declinaciones. Como si se tratara de un presagio alentador para la Academia, en sólo dos ocasiones el escolta se adueñó del título en la última fecha.

El Clausura 94 mostró una lucha reñida entre Huracán e Independiente. Y el destino los cruzó en el cierre del torneo, en Avellaneda. El conjunto de Parque de los Patricios, dirigido por Héctor Cúper, llegó con un punto de ventaja. No le bastó. Independiente, con Garnero, Usuriaga, Gustavo López y Rambert, entre otros, y con la conducción de Miguel Brindisi, demolió a su rival: lo goleó por 4 a 0 y le arrebató la gloria.

Doce meses después, en el Clausura 95, se vivió una definición idéntica. De arremetida, y con un éxito en Rosario, ante Central por 1 a 0, San Lorenzo, con Héctor Veira como DT, celebró el campeonato que Gimnasia resignó tras la caída con Independiente por 1 a 0, con el recordado gol de Javier Mazzoni, que enmudeció al entrenador Carlos Griguol y a medio La Plata.

En nueve casos los líderes se aferraron a la ventaja con la que afrontaron la jornada decisiva y pegaron el alarido del campeón, envueltos en conjeturas y cálculos. Newell´s, en el Clausura 92; Boca, en el Apertura 92 -tras el empate cubierto de suspicacias con San Martín (T)- y 2000; River, en el Apertura 93, 97 -después de sendas igualdades con Argentinos que fueron puestas bajo la lupa- y 99; Vélez, en el Apertura 95 y Clausura 96; y San Lorenzo, en el Clausura 2001.

La única vez que Racing mantuvo la expectación hasta el epílogo data de 1995. Por entonces se ubicaba a tres unidades del líder, Vélez, que venció a Independiente y que frustró la ilusión blanquiceleste.

También hubo campeones por anticipado, aunque en menor cantidad: Vélez, en el Clausura 93 y 98; River, en el Apertura 91, 94 y 96, y en el Clausura 97 y 2000, y Boca, en el Apertura 98 y Clausura 99.

Historias con finales felices y no tanto... Laureles conseguidos con el último suspiro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.