Lanús se olvidó de los silbidos y goleó a Talleres

En el Sur, tras un mal primer tiempo, el conjunto dirigido por Aimar ganó por 4 a 0
Francisco Schiavo
(0)
26 de agosto de 2001  

La imagen cambió en poco tiempo. Los silbidos se transformaron en aplausos en forma repentina, casi impensada. Poco más de quince minutos -el entretiempo- le bastaron a Lanús para dar vuelta su historia. Esa que lo tenía envuelto en un encuentro ordinario, mal jugado; esa que lo despidió con una dura recriminación tras el primer tiempo. El equipo del Sur se repuso y goleó a Talleres por 4 a 0. Mitad por sus méritos, mitad por los desaciertos del rival...

El conjunto cordobés le quitó la pelota a Lanús. La Paglia administró con acierto, pero no encontró compinches . El juego perdió potencia en los metros finales y resultó tibio. El local desapareció. Las líneas estuvieron inconexas y Klimowicz -único atacante- se debatía entre los zagueros. El juego -hubo poco- se volvió friccionado. Una silbatina reprobó el espectáculo. Era lógico.

El cotejo se abrió en la segunda etapa. A los 50 segundos, González bajó un lateral de Pagés dentro del área, la pelota quedó picando y Klimowicz puso el 1 a 0. Talleres se desordenó. El desconcierto se evidenció en las fallas defensivas.

Lanús fue astuto y capitalizó cada error. González aportó precisión en las asistencias y sentenció el partido. Bustos se filtró entre los centrales, anticipó a Cuenca en la salida y, de rebote, puso el 2 a 0. Talleres se declaró vencido. El DT Aimar apeló a los cambios. Dos jóvenes maquillaron el juego. Díaz, de 19 años, aportó gambetas y la pausa exacta; Iribarren, de 18, se asoció y colaboró. Más goles. Talleres falló en la salida y Díaz definió con un tiro bajo; Klimowicz culminó una buena jugada colectiva.

Lanús se lució. Su gente disfrutó y, por momentos, aplaudió a rabiar los firuletes . Aunque para mejorar no habrá que olvidarse de un primer tiempo para el olvido.

Apuntes

  • Aimar y la coordinación : "Los movientos fueron incordinados durante el primer tiempo. En la segunda parte nos adelantamos 30 metros, presionamos mejor y tuvimos contundencia. Nos favoreció conseguir un gol tan rápido. Pese al triunfo, al equipo aún nos falta mejorar para alcanzar el funcionamiento que pretendo", explicó Carlos Aimar. Sobre los silbidos al término de la primera etapa, el DT de Lanús dijo: "Entiendo que la gente esté ansiosa, son las reglas de juego. Pero esa presión que le ponen a nuestros jugadores me gustaría que la revirtieran para que la sienta el adversario".
  • Gareca, sincero : Ricardo Gareca, entrenador del conjunto cordobés, no disimuló las equivociones. "Estuvimos de oferta durante todo el segundo tiempo. Cometimos todos los errores que un equipo profesional no debe cometer. Este es un año de transición, por eso le pedimos paciencia a la gente de Talleres", afirmó.
  • Bianchi, de visita : Carlos Bianchi estuvo ayer en el Sur. El DT de Boca ocupó uno de los palcos del estadio de Lanús y estuvo acompañado por su colaborador Carlos Veglio. "Vine a ver a La Paglia y Herrera", dijo Bianchi. Aunque las versiones aseguran que siguió de cerca los movimientos de Alvarez, Klimowicz, Maidana y Cuenca.
  • El pasivo : hoy, a las 9, la comisión directiva de Lanús realizará una asamblea extraordinaria en la que se informará a los socios sobre la situación económica-finaciera de la institución. Aún no se descartó ingresar en una convocatoria de acreedores, por lo que se buscará el respaldo de los socios. El club acumula una deuda superior a los US$ 14.000.000.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?