Lanús superó a Huracán, que no encuentra el rumbo

En Parque de los Patricios, el local perdió por 2 a 1 y suma apenas un punto en el certamen
En Parque de los Patricios, el local perdió por 2 a 1 y suma apenas un punto en el certamen
Pablo Tomino
(0)
29 de agosto de 2001  

Pura confusión es Huracán. Un empate y dos derrotas es la carta de presentación del equipo dirigido por Osvaldo Piazza en el Apertura, un resultado que expresa la hibridez del conjunto en cada encuentro. Ayer, otra vez, dio una preocupante exhibición de fútbol de bajo vuelo y cayó ante la efectividad de Lanús por 2 a 1, en Parque de los Patricios. El equipo del Sur, con muy poco, se abrazó con justicia a los tres puntos.

Porque aprovechó la desorganización de Huracán. Porque hizo sencillo lo que su oponente complicaba. Y utilizó muy bien el contraataque, a diferencia de Huracán, que se acordó muy tarde de crear algo de peligro. Sólo se despertó después del 2 a 0 en contra, cuando hizo lucir al arquero Pontiroli.

Los primeros instantes fueron imprecisos, sin ideas, pura confusión. Huracán intentaba con limitaciones, apenas con el ingenio que aportaba el discontinuo Padra. Pero no tenía socios en los metros finales, allí en donde el equipo de Parque de los Patricios no supo imponer su mínima superioridad.

Lanús aportaba fuerza, voluntad y una expectante amenaza vía contraataque. Lo suyo no tuvo vistosidad, tampoco lucidez, pero contó con la dosis exacta de peligro por la velocidad propia y las fallas defensivas ajenas.

Así, en un desarrollo muy impreciso, casi no se contabilizaron situaciones de riesgo. Tras un centro de Silvio González, Klimowicz sorprendió con un cabezazo. Al rato, con la misma fórmula, Morquio permitió el lucimiento de Pontiroli.

La urgencia de sumar puntos era compartida, por razones varias. Pero era Huracán el equipo que contaba con más necesidad de sobreponerse, tras un heroico empate ante Chacarita y una paliza recibida ante River. El conjunto que conduce Osvaldo Piazza debía dar una prueba de optimismo a sus hinchas, que ya comenzaban a repetir reproches.

Nada pasaba. El desarrollo no encontraba respuestas positivas en el segundo capítulo, porque Huracán seguía sin brújula y Lanús cuidaba muy bien el punto, sobre la base de esfuerzo y prolijidad.

Entre tanto pelotazo y jugadas sin destino cierto, Ortiz, de Huracán, le cometió penal a Alvarez, defensor de Lanús. Fue un empujón grosero, casi innecesario. Y el goleador Klimowicz, a los 20 minutos del segundo período, anotó el 1 a 0.

La desesperación se apoderó de cada integrante de Huracán. Sin vuelo ni imaginación antes, con el resultado adverso todo se hizo más confuso para el conjunto local.

Y Lanús gritó el segundo gol, tras una buena combinación entre Iribarren y Díaz -ingresaron en el segundo tiempo-, que vulneró a Ríos luego de una buena demostración de precisión y efectividad.

Al rato, descontó Adippe. Pero ya era tarde. Demasiado tarde se acordó Huracán, que sumó una nueva preocupación.

Apuntes

  • Clima tenso: demasiada preocupación había en los rostros del cuerpo técnico y de los dirigentes, tras la derrota de Huracán. Rumores de renuncia no faltaron, pero no se pudo escuchar la voz del técnico Osvaldo Piazza, porque se suspendió, en forma sorpresiva, la conferencia de prensa. "No se puede hablar de eso ahora...", dijo un dirigente, acerca del futuro de Piazza. A metros, un grupo de hinchas despidió con insultos al DT.
  • Mal negocio: para Huracán, abrir el estadio Tomás A. Ducó fue un pésimo negocio. Apenas para jugar ante Lanús, ayer, el club de Parque de los Patricios debió abonar más 20.000 pesos por todos los gastos. Y la concurrencia no fue la esperada: sólo 2500 personas. Y no todas pagaron su entrada, porque en Huracán hay una gran cantidad de vitalicios. ¿La recaudación? Apenas fue de 22.219 pesos.
  • Negociación: el mediocampista Ezequiel Carboni, de Lanús, está a un paso de sumarse a Udinese, de Italia. De concretarse la cesión, la entidad del Sur recibiría 3.000.000 de pesos.
  • MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.