Lanús: Una victoria y dos mundos opuestos

En el Sur, el Granate selló su clasificación a la Libertadores con un claro triunfo por 2 a 0 contra Gimnasia, que está en la zona de la Promoción
(0)
7 de diciembre de 2009  • 09:42

Por Carlos Ilardo

Para LA NACION

Viven en dos mundos diferentes. En lo institucional, en lo deportivo, en lo futbolero. Lanús es uno de los espejos en los que debería reflejarse el fútbol doméstico y Gimnasia intenta salir de la malaria que ya pertenece a su historia. Lanús selló su clasificación a la Copa Libertadores con un triunfo claro, inobjetable, por 2 a 0, con tantos de Blanco y Salcedo. Gimnasia perdió con tanta elocuencia como sentencia su destino: la Promoción ya parece parte de su esencia.

Cuando Lanús se lo propuso, el protagonismo fue casi exclusivo. La clase de Blanco, más la capacidad de moverse sin la pelota de Menéndez, más el olfato de Salcedo, más los chispazos de Aguirre. Lanús, cuando quiso, fue claramente superior a la versión deslucida y apagada de Gimnasia, en la presentación de Pablo Fernández como entrenador, en lugar de Leonardo Madelón. Siempre estuvo el equipo granate, como mínimo, dos cuerpos de ventaja sobre el gris conjunto platense.

No debe ser fácil para el equipo que dirige Luis Zubeldía mirar al resto desde puestos de segundo orden. Observar a Banfield, a su clásico adversario, a Newell’s y algunos otros ubicados algunos escalones por encima de sus posibilidades matemáticas. No futboleras, claro: Lanús, aun en su baja producción en este Apertura, no da la sensación de estar demasiado lejos de uno y de otro. Pero perdió demasiados puntos como para volver a luchar en grande.

Blanco descubrió el sector derecho y, con un fantástico remate de zurda, abrió el score. Con esa tranquilidad, casi sin pisar el acelerador, el equipo granate dejó transcurrir los minutos frente a la apatía rival. Porque Gimnasia casi en ningún momento inquietó, casi en ningún momento provocó peligro real. Lo suyo fue una suerte de partenaire, casi despreocupado por su bajísimo promedio. Tiene que tener mucho cuidado el Lobo a futuro: su juego pobre, su desempeño sin recursos lo envían a un camino más cerca del descenso que del compromiso por luchar a lo grande. No reacciona, verdaderamente no reacciona.

Y cuando Lanús frotó la lámpara, estuvo en más de una ocasión bien cerca del arco rival. Como en el final, cuando Salcedo sorprendió a Sessa y definió el partido. Un 2 a 0 que no refleja el abismo que existe entre estos dos equipos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.