Colombia. Lara y la victoria ante Bolivia como obsesión