Figura. Las atajadas de Sara, las razones del triunfo rafaelino