Las estrellas de Barcelona, bajo una campana de cristal

Estrictas medidas de seguridad resguardan al plantel; Messi, lesionado, no practicó; Milito, el rostro argentino
(0)
15 de diciembre de 2009  

ABU DHABI (De un enviado especial).- ¿Qué estarán haciendo en este momento? Los jugadores de Barcelona se movieron como estrellas fugaces en el primer día en esta ciudad. Costó verlos, encontrarlos, hablarles, más allá del entrenamiento a puertas abiertas que hicieron en el predio Pitch Army, sin Lionel Messi y con Gabriel Milito. Todo forma parte del hermético mundo que envuelve a la potencia azulgrana en España y también en el Mundial de Clubes.

Barcelona generó un gran revuelo. Apenas entró el ómnibus en el campo de entrenamiento se buscó a Messi, pero no? El rosarino se quedó en el lujoso hotel Shangri La, donde realizó tareas kinésicas con el fisioterapeuta Juanjo Brau por el esguince en el tobillo derecho. Dicen que en el avión se lo vio de buen ánimo y que también recibió masajes durante el viaje. Eso sí: es un hecho que no será titular mañana ante Atlante, de México, pero hay una mínima posibilidad de que esté entre los suplentes. Ya se verá.

Por el resto, los españoles se movieron como bajo una campana de cristal. Apenas si el capitán Carles Puyol respondió los saludos de algunos periodistas coreanos, que les gritaron a todos. Ningún otro los miró. Ni Henry ni Ibrahimovic ni Xavi ni Iniesta. Nadie. Así parece ser siempre. El jefe de prensa del equipo, José Miguel Teres, explicó que ningún jugador daría entrevistas individuales. Se le preguntó por Messi y Milito. Respondió que ninguno haría notas ni asistiría a las conferencias. Messi porque esté lesionado y es una norma del club (en conjunto con el jugador) que sólo charlen con la prensa los jugadores disponibles. Y Milito porque sólo tendrá contacto con la prensa una vez que juegue un partido tras la larga inactividad (casi 19 meses) por una lesión en la rodilla.

El DT Pep Guardiola tampoco da notas individuales. Lo suyo son las conferencias de prensa al estilo Marcelo Bielsa. Puede quedarse horas si es necesario, pero nada de "mano a mano" con los periodistas. Tan a resguardo están los futbolistas que los jóvenes de las inferiores tienen prohibido dar entrevistas hasta una determinada cantidad de partidos. Es tan estricto que confirma la formación a los mismos jugadores minutos antes de los partidos. "Ni su esposa sabe a quién va a poner", bromean los enviados españoles.

Sólo Puyol y el ucranio Dmytro Chigrynsky se acercaron a donde estaban el enjambre de micrófonos. Puyol dijo conocer a Estudiantes, al que definió como "fuerte y aguerrido", y dijo que no vienen a saldar cuentas pendientes por la decepción que se llevaron en este torneo en 2006.

Quedó blindado el hotel Shangri La, que tiene 214 habitaciones y lujos de todo tipo que hacen que la habitación más barata cueste 300 euros la noche. Un huésped distinguido y exigente quedará a gusto con una playa privada de un kilómetro, cuatro piscinas exteriores y una cerrada, dos gimnasios y un spa termal. Los periodistas tienen el acceso restringido al lobby; es más, no pueden hospedarse ahí. A los futbolistas apenas si se los ve. Sí algunos curiosos pudieron acercarse anteanoche, bien tarde, cuando llegaron desde España, tras una impensada escala en Estambul por problemas burocráticos con las aerolíneas. Tampoco se advierte la presencia de los familiares, si es que los hay. Cada detalle, cada silencio, cada escondite forman parte del peculiar mundo de Barcelona.

  • Una travesía que se convertirá en un documental

    En una acción conjunta entre Topper, Gatorade y RCA, los videos que se verán en la página www.laepopeyadelleon.com originarán un documental, con el paso de Estudiantes por Abu Dhabi.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.