El Preolímpico. Las estrellas se quedaron afuera