Las irregularidades en la venta de entradas ya son un hábito