Las razones del fenómeno Belgrano para animársele a Boca

Hace 5 años que el club Pirata sostiene la coherencia y ve frutos; la gestión de Armando Pérez y la dirección técnica de Zielinski, con perfil bajo y prudencia; Tevez, muy querido en Córdoba, potenció el interés por el choque de mañana
Hace 5 años que el club Pirata sostiene la coherencia y ve frutos; la gestión de Armando Pérez y la dirección técnica de Zielinski, con perfil bajo y prudencia; Tevez, muy querido en Córdoba, potenció el interés por el choque de mañana
Enrique Vivanco
(0)
24 de julio de 2015  • 23:47

CÓRDOBA.– Las 17.500 plateas se fueron rápido el jueves pasado, en apenas doce horas de ordenada venta en las boleterías del Gigante de Alberdi, el estadio de Belgrano . Los hinchas respondieron como se esperaba, de acuerdo con la gran expectativa que ha despertado la presencia en Córdoba del líder, Boca , con su jugador estrella, Carlos Tevez . Un combo que a los locales les genera gran expectativa no sólo por los visitantes, sino también por el momento que vive el club pirata.

"El Apache" es querido aquí por su carisma, por sus dotes de gran jugador, y también por la estrecha relación afectiva que mantiene con el baluarte de la música popular mediterránea, Carlos "La Mona" Jiménez. No se sabe si "Carlitos" incursionará en algún baile de Jiménez luego de su actuación ante el equipo de Ricardo Zielinski, como ocurre cada vez que llega a esta ciudad. Sí se sabe que mucha gente irá a verlo a él, renovador de ilusiones en un club que clama por volver a ganar un título.

Tevez, Boca y Belgrano se presentarán en un estadio en el que estarán presentes casi 50 mil personas, y que no estará cubierto porque la entidad celeste decidió no vender entradas para la popular norte, habitualmente ocupada por los visitantes, que tiene capacidad para albergar a 11 mil personas. Para esta ocasión, además, los socios deben abonar 120 pesos más por haberse declarado Día del Club, una medida que no generó protestas.

Ocurre que Belgrano vive un período de tranquilidad institucional y deportiva, que se remonta a comienzos de 2011, en coincidencia con la llegada de Zielinski cuando el equipo transitaba los últimos puestos del torneo de primera B Nacional.

Con las diferencias que ofrece cada caso, puede decirse que así como Carlos Bianchi fue vital para la transformación exitosa más importante de los xeneizes en su historia, el trabajo y los resultados que produjo el equipo del "Ruso" en este quinquenio han sido los más valorados en un derrotero hasta ahora sin títulos de los cordobeses.

Zielinski fue una de las apuestas de Armando Pérez, primero concesionario y luego presidente de Belgrano, tras el desgastante proceso de quiebra que vivió la institución. Pérez, hombre respetado por hinchas propios y ajenos en esta provincia, designó al actual director técnico en una de las tantas apuestas azarosas que producen los dirigentes para encarrilar una mala campaña. Belgrano, cuando llegó Zielinski, estaba entre los últimos; al cabo de cinco meses, ascendía a primera división al ganarle la Promoción a River.

Desde ese momento la relación entre ambos se mantuvo sin grietas. Enemigos del aspaviento, cada uno hizo lo suyo. Salvo algunas excepciones, Belgrano tuvo buena presencia en los torneos cortos, en dos de los cuales figuró entre los tres primeros.

En lo institucional, el club salió del proceso de quiebra y empezó una etapa de progreso que se tradujo en la edificación del complejo deportivo de Villa Esquiú, un lugar de entrenamiento inédito teniendo en cuenta la escasez de este tipo de emprendimientos en esta parte del país, algo que su eterno rival, Talleres, está tratando de materializar.

Luego de informar en el último balance general un superávit de 22 millones de pesos, la dirigencia (empleados de Pérez cuando concesionó la entidad; ahora también pagados por él) atizó el interés de los socios al proponerles un plan para ampliar el estadio en 10 mil ubicaciones, además de producir una reforma integral en su estructura.

Sintéticamente, a través de diversos planes de pago, el club ofreció invertir la misma cantidad de dinero que donen sus simpatizantes. Los más de 400 mil pesos recaudados en sus pocos días de vigencia prometen hacer realidad una obra que tiene un costo total de 200 millones de pesos.

Esa actualidad expresará Belgrano ante Boca. En la cancha tratará de ofrecer el orden colectivo que ha sido un sello en la gestión de Zielinski. El grupo por encima de lo individual es el lema de una conducción ahora reconocida, rendidora y prudente. Zelarayán es su jugador más talentoso. "El Chino" tendría pocos meses más como jugador "pirata". La misma dirigencia ha señalado que en el exterior hay demasiado interés como para no pensar en su salida en el próximo verano. Pero eso será cuestión del futuro. En el corto plazo, el fenómeno Belgrano se le anima a Boca.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.