La Copa Sudamericana. Laverni, eje de una noche de furia