Les damos a Messi y nos dan espejitos de colores

Ezequiel Fernández Moores
Fuente: LA NACION
(0)
26 de febrero de 2019  • 23:59

Real Madrid-Barcelona (juegan este miércoles y el sábado próximo) es lo mejor que nos ofrece el fútbol moderno desde hace años. El clásico es la gran marca de una Liga de España que tiene otro costado menos glamoroso y mucho más silenciado. Su presidente, Javier Tebas, voz inspiradora de nuestra Superliga, lo silencia a base de multas y censuras. El 11 pasado, cuando la Liga celebraba 90 años de su nacimiento, los hinchas de Alavés protestaron entrando en el estadio de Mendizorroza con el partido ante Levante ya iniciado. Un grupo dio la vuelta vestido de luto y portando un ataúd. Los demás encendieron las linternas de sus celulares y cantaron la marcha fúnebre de Chopin. Velaban a la pelota. Mostraban un cartel: "RIP fútbol".

La protesta incluye, entre otros, a hinchas de Levante, Rayo Vallecano, Real Sociedad, Leganés y Huesca. Rechazan jugar los lunes a la noche. En Alemania, un año atrás, hinchas de Eintracht Frankfurt y Leipzig protestaron los partidos nocturnos de los lunes arrojando pelotas de tenis. "I don’t like Mondays" (No me gustan los lunes), cantaba Bob Geldof por la megafonía del estadio. Las protestas crecieron y la Bundesliga debió anunciar que a partir de 2020 no habrá más partidos los lunes a la noche. En España, en cambio, la autoridad aplicó una nueva multa a Alavés, esta vez de 110.000 euros. "Bundesliga –describió un tuitero español–: protesta afición porque no quiere juegos el lunes. Los partidos se retiran el lunes. Liga española: protesta afición porque no quiere juegos los lunes. Multas y callarse".

Las protestas de los hinchas no se ven en las trasmisiones de la TV. La fecha española, que juega sus partidos todos en horarios diversos para ganarle público asiático a la Premier League, censura también preguntas y críticas incómodas. "Como preguntes algo que no está dentro del manual –dijo Tebas a la cadena Cope– no volverás a salir". "No es censura defender tu línea editorial, tu producto. Para hacer periodismo, lo haces en tu radio, pero no en el canal de la Liga". Los resúmenes de las imágenes que envía a los medios Mediapro (gestora de los derechos) suelen evitar escenas polémicas. "Señor Tebas –protestó un hincha de Valladolid en un diario–, me parece fenomenal que usted quiera hacer ver a los chinos que nuestra Liga no está tan amañada como un combate de wrestling, pero esconder una protesta no significa que no exista".

Tebas, miembro de Fuerza Nueva, viejo partido de ultraderecha, y simpatizante ahora de Vox, ultraderecha siglo 21, se pregunta "qué es el derecho a la información. ¿Los goles o informar que el partido ha acabado 1-0?". Clubes históricos como Murcia, Huelva, Salamanca y ahora Reus, entre otros, sufrieron bancarrota por impagos. Pero Tebas es señalado como el artífice de una Liga que hoy, gracias al duopolio Real Madrid-Barcelona, es un negocio de 4000 millones de euros al año, representa el 1,07 del PIB de España, saneó deudas fiscales, casi eliminó la violencia, creció ingresos por derechos de TV, ofrece cerca de 100.000 puestos directos de trabajo y tiene 11 oficinas en el mundo y delegados en otros 50 países. Tebas multa a los clubes que no tienen tribuna llena en zonas de cámara, impulsa un partido de la Liga en Miami y quiere que los clubes españoles fichen jugadores árabes o asiáticos. El objetivo es atraer más mercados. El sábado pasado, en la previa del partido ante Barcelona, Sevilla suspendió cualquier animación porque un día antes había fallecido Roberto Alés, ex presidente del club. Pero la Liga mantuvo la presencia de Mickey Mouse. El ratón saludó a Messi y dio un puntapié inicial. Se fue Mickey y, apenas 10 segundos después, Sevilla pudo iniciar el minuto de silencio para honrar al dirigente fallecido.

El fútbol es hoy otra cosa. Como todo. Cuando Alexander Watson Hutton, nuestro padre fundador, llegó a Buenos Aires en 1882 y el oficial de Aduana le preguntó "qué es eso" (por una pelota), el escocés respondió: "Son los juegos para los chicos del colegio". Y cuando España inició su Liga hace 90 años y el jugador Juan Olivella demandó por impago al Barcelona, primer campeón, el Tribunal Industrial se declaró "incompetente" porque "el jugador profesional de ‘foot-ball’ –alegó– no es considerado un obrero manual, puesto que el juego se ejercita con los pies". "¿Y si la queja la hubiese interpuesto el arquero?", ironizó al día siguiente el diario El Imparcial.

Barcelona, que hoy parece encaminado a ganar la novena de las últimas 15 Ligas (contra cuatro de Real Madrid), debe su actual bonanza a Messi. Leo, máximo goleador histórico, es dueño de todos los récords. "Es el mejor jugador de la historia, nadie ha aportado tanto como él a la Liga", dijo en 2018 Tebas. El dirigente propuso inclusive crear un "trofeo Messi", para premiar al mejor jugador de cada temporada. Es el mismo Tebas que en 2005, cuando era asesor jurídico de Alavés, invocó cuestiones reglamentarias para que la Liga quitara a Messi su licencia e impidiera su debut en Barcelona. El mismo Tebas que asumió en 2013 rebajándose el sueldo y hoy lo cuadruplica. El que asesora a nuestra Superliga. Le damos a Messi. Nos dan a Tebas. Seguimos cambiando oro por espejitos de colores.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.