Lionel Messi: la consagración como el mejor de todos

El rosarino alcanzó la cumbre del mundo con actuaciones deslumbrantes y títulos a granel en Barcelona; acaparó todos los premios, aun cuando la selección sigue siendo su materia pendiente
(0)
31 de diciembre de 2009  

Eran los momentos posteriores a la coronación como mejor futbolista del planeta en la gala de la FIFA. Primero repartió abrazos tras recibir el premio, que por primera vez fue para un argentino. Repitió la rutina de la entrega del Balón de Oro, de unos días antes, de la revista France Football . Una y otra vez posó para la fotografía con las personalidades más destacadas del ambiente, con astros del pasado y de hoy rendidos a sus pies; esos instantes provocaron la emoción más allá de la frecuencia con la que se ha topado con esta escena. Lo aplaudieron hasta el cansancio. Como durante todo el año. Era el instante posterior a ese sueño acariciado y pensaba en voz alta, entre sus íntimos: "Sólo ganar el Mundial de Sudáfrica podría superar lo que conseguí este año".

Ese es Lionel Messi. El joven de 22 años que cerró un 2009 ideal, en el que consiguió seis títulos en un año y 18 distinciones individuales. El chico de la gambeta fulminante y el talento para abrir defensas y ganar partidos. El muchacho que quedó suspendido en el aire en su gol de cabeza en la final de la Liga de Campeones ante Manchester United, en Roma. No fue una jugada que precisamente defina su juego, pero sí la que se recordará con el paso del tiempo. Su figura está asociada a los tremendos golazos, muchas veces decisivos. Y se ganó un lugar en el "Olimpo" de Barcelona, donde llegó a los 13 años con un problema hormonal que afectaba su crecimiento y donde se convirtió en el abanderado de un equipo que está marcando una era.

La producción de Messi en Barcelona durante 2009 fue apabullante. Dijo presente en todos los logros. En la Liga española (23 goles en 31 partidos), en la Liga de Campeones (con el recordado gol en tierra romana, 9 goles en 12 partidos), en la Copa del Rey (seis goles, uno en la final con Valencia, en ocho cotejos). Jugó las dos finales de la Supercopa de España y marcó dos tantos en el segundo partido. No pudo anotar en Mónaco, en la final de la Supercopa de Europa frente a Shakhtar Donetsk, aunque dio un pase magistral a Pedro. Y su participación en el Mundial de Clubes, en Abu Dhabi, donde definió el torneo con un gol en tiempo extra ante sus compatriotas de Estudiantes, y festejó la conquista con lógica euforia, dada la importancia que tenía el partido.

A la Pulga rosarina, el fútbol lo expone públicamente a una dualidad, que divide los comentarios por el contraste entre su existencia con la camiseta de Barcelona y la que lo muestra con la del seleccionado. En la Argentina que dirige Diego Maradona, Messi parece un jugador mucho menos importante de lo que es en su club. De los 10 partidos que disputó este año con el conjunto albiceleste, ganó 5 y perdió la misma cantidad, marcando tres goles. Habrá que pensar, especialmente en el cuerpo técnico del seleccionado, que tal vez los sistemas tácticos y las características técnicas de sus compañeros varíen demasiado como para que los resultados sean los mismos en uno y otro equipo, aunque se trate del mismo jugador.

La precoz carrera de Messi venía dando material para el asombro y el elogio desde el primer paso en Barcelona y en los juveniles argentinos. Leo ha alcanzado el trono del fútbol mundial con el que sueña todo jugador con sólo 22 años, con tiempo para sumar aprendizaje y, se supone, con los mejores años por delante. Ahora su reto será mantenerse en la elite. "Mi deseo es ganar el próximo Mundial con la selección", es su próximo objetivo.

En 2009, los logros lo rodearon tan rápido que ni se dio cuenta. Messi tiene un gran desafío para 2010: tratar de realizar un gran papel con la Argentina en Sudáfrica. Será lo único que le falte para terminar de reinar en el planeta fútbol y ser aceptado definitivamente por los que lo discuten, aun cuando este año ha ganado los mayores premios a los que pueda acceder un futbolista.

19 premios individuales recibió la Pulga durante el año; el más importante, el que le concedió recientemente la FIFA como mejor jugador del mundo: es el primer argentino en recibirlo.

6 títulos ganó en 2009 con el gran Barcelona: la Liga española, la Copa del Rey, la Liga de Campeones, las Supercopas de España y de Europa y el Mundial de Clubes.

El dato

La cláusula de rescisión de contrato de Messi en Barcelona es de 300 millones de euros

De Rosario a La Masía

Messi fue reclutado por Barcelona cuando tenía 13 años; desde entonces, su formación futbolística se completó en La Masía, la cantera del club catalán, que también forjó a sus compañeros Xavi e Iniesta, entre otros.

Dixit

"La vida me llevó a Barcelona, pero de chico sólo soñé con jugar en primera en la Argentina, en ponerme la albiceleste. ¡Qué saben de mis sentimientos!"

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.