Lionel Messi, el especialista en quemar las redes rivales en el arranque del año

Fuente: AFP - Crédito: OSCAR DEL POZO
Alberto Cantore
(0)
7 de enero de 2019  • 08:08

Es una marca registrada, una nueva rutina, de esas que Lionel Messi impone sin proponérselo, pero que agiganta la figura de un futbolista que no le pone freno a los récords y las cifras. En el sexto día del calendario 2019 el rosarino saltó a la cancha y marcó un gol, como se hizo costumbre en los últimos años. Es la cuarta temporada consecutiva en que Messi convierte en el primer partido del año de Barcelona , que se impuso, no sin sudor, por 2-1 en la visita a Getafe. Un éxito que tuvo el mérito de sacar adelante un juego enredado y que sirvió también de duro mensaje para el resto de los equipos de la Liga española: después de 18 jornadas, la mitad del recorrido, los blaugranas tomaron una ventaja de cinco puntos sobre el escolta Atlético de Madrid y de 10 unidades ante Real Madrid , que cayó al quinto puesto de la tabla de posiciones después de caer en el Bernabéu, con Real Sociedad .

Apenas 19 minutos tardó Messi para desatar el festejo. Alerta, conectado a lo que el juego pedía, leyó la indecisión entre los defensores Djené y Cabrera y punteó la pelota ante el achique desesperado del arquero Soria; los futbolistas distinguidos suelen obtener guiños del destino, como resultó el rebote del balón entre las piernas del guardavalla. Mansa, la bola quedó en los pies del N°10 para definir ante el arco vacío.

Enero no le es indiferente a Messi, y se verifica en esos registros implacables. De los 12 capítulos en los que se divide el calendario, es el que más veces se lo observa como artillero. Con el gol en el Coliseum Alfonso Pérez suma 78 en el primer mes del año, aunque no solo es aplicado en convertir: también es prolífero en las asistencias: la cuenta llega a 37.

Las cifras se mueven al ritmo que impone el rosarino, que recargó energías en la visita a la ciudad en la que nació para disfrutar de la Navidad en familia. Estar rodeado de los suyos, a resguardo de las miradas indiscretas, le sienta tan bien como el idilio que mantiene con la red: 16 goles en la actual temporada de la Liga lo imponen como Pichichi –un promedio de un gol por juego–, un premio que sin la presencia del portugués Cristiano Ronaldo –ahora en Juventus– le sabe menor. Getafe, el rival de ayer, lo sufrió 19 veces en 23 partidos.

Fuente: Reuters - Crédito: Sergio Perez

El gol 399 en la Liga española con la camiseta de Barcelona no le dio descanso a Messi, aunque es un dato que sirve para persuadir a aquellos que pretenden pelearle la corona a los catalanes. bajo la guía de Valverde, el equipo por momentos juega bien y en otras ocasiones debe exigirse y repasar conceptos, como ante Getafe, para salir airoso. Pero nadie resulta más regular que los blaugranas en esta temporada que cumplió la primera mitad. Los resultados de Atlético Madrid y Real Madrid, los principales rivales en la carrera por el título, eran una oportunidad que Messi y compañía no debían desaprovechar: no le dieron calma ni esperanzas al resto. Luis Suárez elevó la vara con un remate desde fuera del área; el uruguayo es quien persigue a Leo en la tabla de los goleadores, a cuatro festejos.

El descuento de Getafe, mediante el tanto de Jaime Mata, antes del epílogo del primer tiempo desencajó un poco a Messi, que se marchó de malhumor acompañado por su amigo Suárez a los vestuarios. El rocoso estilo del rival, con faltas tácticas para impedir que Barcelona despliegue su juego, le desdibujaban la sonrisa al rosarino, que tuvo la ocasión de anotar el gol 400, pero Soria le ganó el duelo antes del desenlace.

Los números certifican la autoridad de Barcelona, una estructura más pragmática que bonita, aunque siempre identificable por el sello de Lionel Messi.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.