Lisandro López: “Siento casi una obsesión por ganar un título con Racing”

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
López, la nueva referencia del plantel tras las salidas de Milito y Saja, compara su rol de capitán en Lyon con respecto a la Argentina
Nicolás Zuberman
(0)
4 de octubre de 2016  

Una escena puede servir para describir cómo es Lisandro López. El día que Claudio Úbeda se despedía como DT interino, a la espera de que llegue Ricardo Zielinski y a más de dos semanas de que Racing vuelva a disputar un partido oficial, Licha falla una definición sencilla durante un ejercicio de ataque. Insulta al aire y, del fastidio, revienta una pelota contra la reja de la cancha auxiliar del Cilindro. En la tanda siguiente, después de un centro llovido de Santiago Rosales, empalma una chilena que se clava en el ángulo. Se da media vuelta y regresa a la mitad de la cancha, como si no hubiera pasado nada. Ante el error, aparece el reproche. Pero el acierto lo toma como natural. “La autoexigencia es la característica más importante de mi carrera. Siempre me exigí mucho. Siempre traté de ir mejorando. Año tras año siempre quería un gol más, un partido más, que lo físico me ayude de la mejor manera. Toda mi carrera me autoexigí mucho. Ahora lo sigo haciendo y lo haré hasta el último día. Porque así soy en la vida también”, explica el capitán de la Academia. Un buen rato de charla con la nacion también puede servir para saber cómo es este goleador de 33 años que otra vez es capaz de sorprender con otro golazo, ahora de tijera, como el que le señaló el sábado pasado a Patronato, por la 5ª fecha.

-¿Qué es la experiencia para un futbolista?

—Yo creo que la experiencia es el aprendizaje que uno va adquiriendo con el paso de los años. Me considero una persona que va aprendiendo de los errores, que trata de mejorar. Esto lo digo como ser humano, no en la parte futbolística. En esto, que es mi trabajo, porque más allá de que lo amo es mi trabajo, siempre trato de ir aprendiendo. Entrenamiento a entrenamiento, trato de ir volcando todo lo que uno aprendió a lo largo de la carrera. Lo que trato es que esa experiencia sume para el grupo.

–¿Cuál es tu mayor virtud como jugador?

–Ehhh [piensa unos segundos], no lo sé. Creo que tengo cosas buenas y cosas malas. No me gusta mucho hablar de mí en ese sentido. Puedo decir que por todos los lugares donde he pasado siempre me han recalcado la entrega, la actitud para entrenar y jugar. Creo que eso es una de las principales cosas que he tenido y mantengo como virtud en este trabajo.

–Quizás así se entienda que te calientes cuando te toca salir y tu equipo va ganando 2 a 0...

–Lo que pasa es que cuando sucede algo aparecen diferentes conclusiones y muchas opiniones. Yo entiendo que vende más hacer un poco de quilombo. Cuando fue lo del cambio en Salta, por la Copa Argentina (NdR: Racing venció 2 a 1 a Olimpo), yo no escuché que nadie diga ‘Licha salió y se calentó porque a ninguno de nosotros, ni en un picado, nos gusta salir en la mitad del partido’. No. Se dijo al otro día que era una actitud tremenda, que no es de un capitán, que soy sacatécnico. Uno es un ser humano. Te calentás. Hubiera sido más fácil decir: ‘estoy lo más bien’. Y se terminaba todo. Pero cuando uno se sale del molde y dice con sinceridad lo que piensa, se toma para mal. O para armar lío.

–Vas a cumplir 100 partidos con la camiseta de Racing (lleva 98). Por lo que representás, parece que fueran más.

–Me parece poco. La primera etapa fue todo muy rápido. Y ahora también. En el fútbol argentino pasa todo muy rápido. Se vive con mucha intensidad. Parece como que hubiera jugado mucho tiempo más acá en Racing. El tema de mi identificación en el club por ahí es porque fui salido de Inferiores. En la primera etapa, en lo personal me fue muy bien más allá de que el equipo no funcionaba de la mejor manera. Creo que por eso la gente se identificó conmigo, porque era un chico de las inferiores que salió goleador del campeonato después de muchos años para un jugador de Racing.

–¿Con qué soñás para terminar tu carrera en el club?

–¡Con ganar! Ganar cosas. Con que tengamos una linda armonía para trabajar, que los resultados nos acompañen, que el club siga con esta línea de orden y organización. Siento casi una obsesión por ganar un título con Racing, es sobre todas las cosas lo que quiero. Sería cerrar una carrera de una manera muy linda.

–¿Esa final con Lanús es una espina? Era un partido, pero valía un título.

–¿Una espina? ¡Me quedó un espinón! Fue una frustración muy grande. Estábamos todos muy ilusionados. La gente, el club, nosotros. Racing estaba ilusionado. La realidad marca que se nos fue en el descuento. En lo personal fue una frustración tremenda. Deseaba y todavía deseo mucho ganar un título con el club. Ya dimos vuelta la página. Seguimos adelante en la Copa Argentina, arrancó el campeonato, así que miramos para adelante. En el fútbol la trayectoria queda en un video o en un libro, pero la realidad es el día a día. Lo más importante es el entrenamiento de mañana y el próximo partido es la final del mundo.ß

“El fútbol en Francia es un poco más organizado y más fácil”

Una estatua de Carlos Gardel está sentada en las butacas de la platea A del Cilindro de Avellaneda. A su lado, Licha López se toma su tiempo para contestar cada pregunta. No será Gardel, pero hoy es el capitán y la bandera futbolística de Racing. “Uso una cinta que me regaló un amigo. Me gustó el gesto más que nada. Las estoy usando. Tiene la hinchada de fondo, dice Licha y el N° 9. Está muy linda. Me la regaló él, sé que lo hizo con mucho amor, con la amistad que nos une. Y para mí es lindo usarla”, dice.

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

–¿Qué implica ser capitán de un equipo?

–Es parte de mi trabajo. Trato de manejarlo con la mayor naturalidad. Hay cosas de las que uno se tiene que hacer cargo que no me han pasado mucho a lo largo de mi carrera. Uno, en general, trata de participar lo menos posible o no involucrarse tanto, pero hoy en día lo tengo que asumir. Trato de llevarlo de la mejor manera, de que todo sea por el bien del grupo.

–Entre la salida de Diego Milito y Saja y el cambio de entrenador debe ser un momento difícil para estrenarse como capitán.

–Cuando llegué en enero, el Chino y Diego eran las caras visibles del plantel. Pero también hay un grupo de muchachos con experiencia que hace mucho tiempo están acá, quieren mucho al club y asumen muchas responsabilidades. Con ellos seguimos adelante como grupo de la mejor manera. Siempre lo decimos porque es la realidad: este grupo es muy bueno desde lo humano. Lo del entrenador, la salida de Sava, pasa por lo dirigencial. A cualquier futbolista la despedida de un técnico no le es fácil. Pero bueno, se dio así.

–Fuiste capitán en Lyon. ¿Hay mucha diferencia?

–Quizás el fútbol en Francia es un poco más organizado. Y es un poco más fácil. Por ahí hay que concentrarse sólo en cuestiones futbolísticas, o del equipo. Acá es más de igual a igual. El capitán participa de más eventos sociales. Es diferente, ni mejor ni peor.

–Antes de que arranque el torneo, hubo una reunión de los capitanes de Primera por la situación del ascenso. ¿Te interesa defender a tus colegas?

–Estuve esa tarde en Agremiados con todos los muchachos. Lógico que pretendo un fútbol limpio, sin problemas, sin atrasos en los sueldos, sin corrupción. Es lo que pretendemos todos los que vivimos de esto. Queremos que cada empleado cobre por su trabajo al día. Ojalá que las cosas mejoren y que podamos tener un fútbol como corresponde. No sólo los que estamos dentro del campo, porque hay mucha gente que labura indirectamente del fútbol.

Una mirada sobre Zielinski

Lisandro López analiza al estilo de Ricardo Zielinski, que ya lleva cuatro partidos en Racing: “Capaz este semestre no se vea un equipo tan ofensivo, sino mas compacto. La idea del cuerpo técnico es no sufrir atrás. Ojalá el equipo siga siendo sólido y genere situaciones para marcar”.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.