Liverpool detuvo el andar victorioso de Manchester

Con Juan Sebastián Verón, el líder perdió por 1 a 0 tras ocho victorias consecutivas
(0)
23 de enero de 2002  

LONDRES.- Liverpool le asestó un duro golpe a Manchester United, por el adelanto de la 33a fecha de la Liga inglesa: lo venció por 1 a 0 y le puso fin una serie de ocho victorias consecutivas. Con esa caída, el conjunto dirigido por Alex Ferguson corre riesgo en la vanguardia, ya que Newcastle -con un partido menos- se ubica a sólo dos unidades.

El estadio Old Trafford, poblado por 67.500 espectadores, enmudeció de repente, a sólo cinco minutos del final, cuando Danny Murphy definió de emboquillada -el arquero Fabien Barthez se encontraba adelantado-, tras un pase largo y preciso de Steven Gerrard. Rostros desencajados, incrédulos, en todo Manchester, incluso el del argentino Juan Sebastián Verón , presente durante los 90 minutos.

Liverpool, en el que Michael Owen fue reemplazado al promediar la segunda etapa, logró así un éxito -el quinto seguido- que lo catapultó a la posición de escolta, con 43 unidades, a sólo dos del líder.

Manchester dominó el encuentro y contó con varias posibilidades, pero no logró materializar su supremacía en el área adversaria. Mitad por las intermitencias de Verón y de David Beckham en la conducción, y mitad por la tarde llamativamente errática del goleador holandés Ruud van Nistelrooy, que ostentaba una seguidilla de ocho cotejos con goles. La puntería falló hasta en los remates de media distancia. Toda una curiosidad con dos especialistas dentro del campo, como Beckham y Verón.

Liverpool no se desesperó. A medida que transcurrieron los minutos salió del asedió y avanzó en el terreno; se envalentonó y acertó en los metros finales. Mucho aportó el ingreso del francés Nicolas Anelka, que sustituyó a Owen. El ex atacante de Real Madrid complicó con fuerza y movilidad.

El DT de Manchester, Alex Ferguson, no disimuló su asombro, entremezclado con la bronca: "Son increíbles las cosas que suceden en un partido de fútbol. Pero ocurren y debemos aceptarlas. Perdimos por una distracción y porque fallamos en la ofensiva, ahora, lo importante es sobreponernos".

El mismo color

Diego Forlán alzó la camiseta roja, pero ya no era la de Independiente, sino la de Manchester United. El delantero uruguayo firmó ayer su contrato con el club inglés y fue presentado en una conferencia de prensa. "Estoy feliz. Trataré de serle útil al equipo, si no puedo anotar. Desde chico soñaba con jugar en Inglaterra", comentó el goleador, de 22 años, en un inglés casi perfecto. A su lado, el DT Alex Ferguson elogió a la flamante incorporación: "Tiene mucho talento y un futuro brillante; es rápido y, además, buen cabeceador". Forlán, transferido por US$ 9.910.000, debutaría el martes próximo, frente a Bolton, por 25a fecha de la Premier League.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?