Llegó la hora de la cosecha

Por Rubén Paz (*)
(0)
4 de diciembre de 2001  

Racing está a punto de recuperar la gloria. Y, en cierto modo, me sorprendió el funcionamiento en el Apertura. En principio, se armó un equipo con varias incorporaciones y con una buena base que ya se tenía desde el campeonato anterior. La intención era zafar del descenso, no pelear por los primeros lugares. Todo cambió con el impulso de los resultados.

El grupo se propuso aumentar el débil promedio por el descenso. Y allá fue... cada fecha se podía un poco más; se estaba un poco más cerca. Ahora se encuentran a un solo partido de la gloria; llegó la hora de la cosecha; de recuperar lo sembrado desde un principio, cuando todo era sufrimiento.

Creo que Mostaza Merlo manejó y contuvo el grupo a la perfección. Se notó el diálogo y la buena onda dentro del plantel. Y eso que Racing, por todos los años sin satisfacciones, no es un club fácil. Se hace muy complicado soportar el peso de la historia. En gran parte, la solidez se le debe al entrenador y a su experiencia como futbolista; con una mirada sabe cómo manejar el vestuario.

Además, él inculcó un mensaje primordial: no pensar más allá del próximo partido. Siempre en el siguiente; nunca para adelante ni para atrás.

Racing confirmó anteayer, con River, que sus pretensiones al título son justificadas. Se enfrentó con uno de los equipos más poderosos y, a puro corazón, revirtió un resultado desfavorable. River tuvo más creatividad y el partido en su favor, pero no supo definirlo. Racing, como una constante de todo el campeonato, jamás se dio por vencido. Luchó hasta el final. Y el gol de Bedoya fue una síntesis de lo que el conjunto mostró durante el certamen: fuerza, voluntad y partidos a las apuradas.

Otro aspecto positivo es que los muchachos soportaron la presión de la punta. Racing muchas veces estuvo arriba y, por un motivo u otro, se cayó. Este equipo mostró ganas desde el comienzo y cuando la cosa se puso caliente . Porque cuando se está arriba todos hacen fila para bajarte. Ellos resistieron el acecho de todos. Gracias al esfuerzo de todos, Racing dio frente a River un paso gigante hacia el título. Sólo hay que esperar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.