Con las eliminatorias a la vista. Llegó la hora del trabajo