Lluvia de goles en el amistoso

Racing 5 v. Guaraní 1
(0)
30 de diciembre de 2001  

El partido, y el resultado, como siempre sucede en estos casos, son apenas una anécdota. Una excusa para juntarse, cantar, emocionarse. En la estadística, sin embargo, quedará grabado a fuego que Racing, el mismo que salió campeón el jueves último tras 35 años de sinsabores, superó a Guaraní por 5 a 1, en un amistoso para celebrar el título obtenido en el Apertura.

Racing fue la síntesis de ráfagas de buen fútbol y oportunismo. El resto fue lo que lució en el campeonato: lucha, fervor, solidaridad, sacrificio y mucha, mucha solidez. Guaraní fue un pobre rival, que sufrió tres cachetazos en un sólo tiempo: el primero.

Estévez, de penal, Loeschbor y Rueda anotaron en el primer capítulo, que fue un monólogo del campeón cuando encontró espacios y fue la imagen de la eficiencia cada vez que Guaraní intentó, con timidez, acercarse al área rival.

El resto fue aún más amistoso, con muchos cambios de jugadores, el cuarto tanto de Milito, el quinto de Loscri, el descuento de Guaraní y la interrumpción del encuentro a los 28 minutos, cuando Merlo dispuso que no se jugara más, por temor a una invasión del público. Pero la fiesta no se detuvo. Siguió hasta la medianoche.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.