Opinión. Lo que la caída de Boca no debe ocultar