Lo que no se vio de la brutal agresión en la Asamblea de Independiente