Los alambres de la guerra

Los cambios de la FIFA habrían facilitado el enfrentamiento entre los hinchas
Los cambios de la FIFA habrían facilitado el enfrentamiento entre los hinchas
(0)
28 de enero de 2002  

MAR DEL PLATA.- La anécdota es de abril último, cuando una comisión de la FIFA realizaba una inspección en el estadio José María Minella, una de las sedes del Mundial Sub 20 que organizó la Argentina: "Nos vamos más tranquilos, porque hicimos quitar esos alambrados que son propios de la Segunda Guerra Mundial", reflexionó Michael Bacchini, director de las competencias juveniles de la entidad de Suiza.

Bacchini se refería a un rollo de alambre filoso, que elevaba la altura del cerco que divide las plateas de las populares y que impedía el paso entre ambos lugares. A la FIFA le preocupó la imagen, porque nada tenía que ver con un certamen para chicos. Por aquella recomendación, los alambres se quitaron y sólo quedó la estructura de caños que se abren hacia ambos lados y una reja en el medio, que no mide más de 1,50 metro. Y nunca más se cambió.

Los hinchas de River y Boca no encontraron problemas para superar ese vallado y generaron una batalla en plena platea ante la mirada de la policía.

Esa es la división interna de la cancha. Más difícil se hace la comunicación externa entre las bandejas. Si bien es la misma explanada por la que se accede a la popular o a la platea, para ingresar en este último sector hay que superar un control que tiene una reja que supera los dos metros de altura.

Aunque los ingresos no fueron los disparadores de los incidentes de anteanoche, las entradas para populares o plateas, así como para el estacionamiento, son lugares muy oscuros.

Allí, sobre la avenida de las Olimpíadas y poco antes de llegar a la calle Ortiz de Zárate, donde está la puerta de acceso al estacionamiento, la barra brava de Boca aprovechó para robar a aquellos desprevenidos que llegaban caminando al estadio poco antes del encuentro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.