"Los amigos de los jugadores están fuera del club"

El presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, relativizó las diferencias en el plantel, analizó la situación de Basile y Bianchi, y rescató la actitud de Riquelme
Pablo Lisotto
(0)
18 de diciembre de 2009  

Fue un año arduo para Jorge Amor Ameal. Intenso y espinoso para todo Boca, con más pesares que festejos. Sin títulos, con dos técnicos [Carlos Ischia y Alfio Basile] y un manager [Carlos Bianchi]. Con algunos cuestionamientos para el presidente y muchas miradas de reojo para con los jugadores. También con aciertos, claro. En definitiva, el club de la Ribera es como una caja de resonancia potenciada, donde todo toma notoriedad. Hoy ya son días de menos vorágine, de evaluaciones, de autocrítica interna. Ameal, a poco más de un año de haber asumido la conducción xeneize, visitó LA NACION para hacer un balance de una temporada distinta, compleja.

"Uno no está contento con la campaña. Pero me acuerdo de haber leído todos los diarios y decían que Boca había sido el equipo mejor reforzado, cosa que pienso y no cambió. Uno tiene que ver la cantidad de lesionados que hemos tenido. Eso tiene mucho que ver, sobre todo con un técnico que apuesta a tener un equipo de memoria. Tuvimos lesiones graves. No existe en la historia del club. Tenemos un archivo de más de doce años y van a ver la curva ascendente. Por otra parte, tenemos ocho jugadores en distintos seleccionados. Ustedes saben que eso implica que los jugadores viajen más, descansen menos y toda la problemática que eso trae. Cuando uno va sumando todo?, nos complica", expresó el presidente.

-Boca también tiene un plantel más largo que otros equipos...

-Sí, pero si juntamos la gran cantidad de lesionados que tuvimos y todos los que fueron seleccionados, se forma un cóctel explosivo.

-Las diferencias entre los jugadores son inocultables. Cuando llegó Basile se pensó que acomodaría el plantel, pero no pudo.

-Con respecto al vestuario, tengo otra visión. No leí en ningún lado sobre los abrazos de Palermo y Riquelme cuando hacen goles. Nadie lo reflejó. Y si lo hicieron, fue muy poco. Nuestros jugadores son profesionales, sus amigos están afuera del club. Trabajan, se entrenan, hacen todo lo que tienen que hacer. Cuando los resultados no se dan, todos sufren; no hay gente que está contenta y otra triste. Cuando los resultados se dan, todos se abrazan y son felices. Pero bueno, este tema entró en el club y ya no puedo desmentir más.

-Es cierto que trabajar en un ámbito cordial no es lo mismo que hacerlo en un ambiente tenso, con declaraciones cruzadas...

-El día que declararon Ibarra y Palermo yo estuve en el hotel, estuve con ellos, y nada. El tema problemático no puede ser el vestuario de Boca. Creo que hay otros temas importantes en Boca. ¿Cuáles? Muchos. Boca tiene un tema económico excelente. Por más que nosotros dijimos que cerramos un balance negativo, por un tecnicismo que cierra en junio, en el segundo semestre tenemos un superávit muy importante. Boca no tiene pasivo. Después de junio, los números nuestros son excelentes hasta la finalización de mi mandato, que será el 31 de diciembre de 2011.

-¿Está conforme con Basile?

-Cuando los resultados faltan, uno tiene la sensación de que algo no está bien. Nosotros sufrimos esta situación. Pero también no son menos ciertos todos los problemas que tuvimos en el camino. Basile es el mismo técnico que ganó cinco títulos en cinco campeonatos. La gente nos paraba en la calle y nos felicitaba por haber traído a Basile.

-¿Es el mismo? ¿No está más desgastado después de lo que le ocurrió en la selección?

-Yo no lo noto así.

-¿Están evaluando una renovación en el plantel?

-El técnico nos va a plantear que traigamos refuerzos; a partir de ahí, veremos. Hay muchos contratos que vencen en junio. A nosotros nos interesa que nuestro técnico mire en las divisiones inferiores, donde hay proyectos de excelencia. Donde no tengamos solución, de acuerdo con las ventas haremos incorporaciones.

-¿Es tiempo de que se vayan algunos referentes?

-No... Boca tiene su calendario. No tenemos este tipo de premuras. Los contratos que vencen en junio los analizaremos cuando lleguemos a mayo, pero no ahora.

-¿Fue un error renovarle el contrato a Hugo Ibarra?

-No, realmente no.

-¿Cómo le cae que Basile y Bianchi tengan tan poco contacto con los medios y no les den a conocer a la gente lo que pasa?

-Es un error; es un error...

-Eso también lo obliga a usted a salir un poco al ruedo.

-A mí no me obliga nadie a nada. Cuando los periodistas requieren de mí, acepto. A unos y a otros les digo que tienen que comunicar lo que hacen, que es muy importante. Ellos me dicen que van a hablar. Todos tenemos cargas emotivas. Hay buenos y malos periodistas; buenas y malas intenciones.

-Algunos días tiene pólipos; hace poco no fue a un entrenamiento porque tenía turno con el odontólogo. ¿Qué pasa con la boca de Basile? ¿Cómo les cayó esa ausencia?

-Bueno, ese día no se hizo fútbol; fue físico más que futbolístico.

-¿Boca está en condiciones de hacer incorporaciones?

-Boca económicamente está muy bien. Como incorporó en junio, ahora incorporará de acuerdo con las ventas. Tenemos pedidos por nuestros jugadores. También tenemos una estrategia comercial, porque cada vez que Boca pide cotización, todo se va a las nubes.

-¿Es una picardía que ahora que Boca lanza juveniles tenga un DT que prefiera a los históricos?

-Este es un técnico que ganó cinco campeonatos. En Boca, los jugadores van apareciendo y se van sumando a los mayores. Siempre con equilibrio. Basile puso a Gaitán en un puesto que no muchos pensaban y debe ser el jugador del semestre. Fue un acierto y fue con un chico. Los va a ir poniendo. Los distintos juegan.

-¿Es negocio tener a Riquelme tanto tiempo lesionado?

-Riquelme es el mejor jugador argentino. Tiene la desgracia de padecer este tipo de lesiones... El primero que quiere jugar es él. Riquelme se entrena todos los días, va al departamento médico. Va a todos los partidos. El está. El que más quiere jugar es Román. Con la pelota tiene un romance importante.

-Sin dudas, pero da la sensación de que Boca está perdiendo mucho dinero al no poder tenerlo.

-Sí. Pero el que más quiere jugar es él. No he visto a otra persona que quiera jugar más que él. Ha pedido jugar lesionado. Quiere responderle a la gente, al DT, a todos. Hace mucho por la institución.

-Un punto que se va a revisar es el de la continuidad de Bianchi, está firmado. ¿Existe la posibilidad de que no siga en el club desde enero?

-No. Nosotros lo vamos a evaluar. Si me preguntan hoy, estoy muy conforme con la actividad que desarrolló. Pero bueno, esperemos que termine diciembre para hablar.

-¿Sigue soñando con verlo como DT en el futuro?

-Hoy, Bianchi es manager.

-Pero cada vez que Boca anda mal, el nombre que surge?

(Interrumpe) - Obviamente. Bianchi le dio mucho a Boca. Mucho.

-A mucha gente de Boca le genera ruido que Mauro Bianchi, hijo de Carlos, participe de algunas negociaciones con jugadores.

-Muy buena pregunta. De las siete incorporaciones que tuvimos en Boca, creo que Mauro Bianchi no hizo ninguna. Pero vamos al hipotético caso de que Mauro tenga un jugador que sea solución para Boca y esté dentro de precios normales, lo traemos. No tenemos ningún problema con que nos traiga un jugador que nos sirva. Hasta el momento, no pasó. Si pasara, no tendríamos ningún problema. Porque en esto hay que ser serios y decir las cosas.

-¿Qué le genera que Boca no esté en la próxima Libertadores?

-Nos gustaría haber estado.

-¿Le provoca bronca?

-No, nos gustaría haber estado. ¡Nosotros recorrimos el mundo con Boca! Pero bueno, seguiremos recorriendo el mundo, porque hoy Boca es el club de más prestigio de la Argentina. Y es así que nos convocan a recorrer el mundo.

-¿Qué le provocó la consagración de Banfield en la Bombonera?

-Es un hecho normal. Hay que desdramatizar el fútbol. Si nosotros lo ponemos en ese límite, es muy difícil. Lanús salió campeón en la cancha de Boca. Si nosotros, desde acá, le damos una carga emotiva a esto, es complicado. Hay que tratar de entender que es un torneo de fútbol, no la vida y la muerte de nadie. Esto es un deporte, el más lindo del mundo. Y hay que sacarle todo el drama. Si seguimos dramatizando el fútbol, que es lo único que queda... Sobran dramas cuando vemos la televisión.

-Sí, pero las actividades del mundo Boca tienen mucho que ver con si la pelota entra o no.

-Los que administran los clubes quieren que sus equipos ganen. No conozco a nadie que arme su equipo para decir: Hoy perdemos y nos ponemos contentos . Nos gusta ganar; pero hay que entender que éste es un deporte de tres resultados: se gana, se pierde y se empata.

  • Tandil esperará al equipo desde el 4 de enero

    El plantel profesional está de licencia y regresará a la actividad el 4 de enero. Ese día, el plantel viajará a Tandil, el tradicional lugar de concentración de Boca durante las pretemporadas veraniegas y en el receso invernal.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.