Los centros de River, el contraataque de Boca