Los checos, con angustia