Encuesta. Los clubes reconocen que les llegó la hora del ajuste