Los desafíos de Gustavo Alfaro en Boca: gestionar un plantel amplio y costoso, y la obsesión por la Copa Libertadores

Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Pablo Lisotto
(0)
2 de enero de 2019  • 23:59

Gustavo Alfaro inició una era que acompañará el último año de la presidencia de Daniel Angelici y el primero de quien lo suceda a partir de 2020. Serán varios los desafíos del nuevo entrenador, que admitió cuál será el más importante: "Entiendo que Boca me contrató para ganar la Copa Libertadores , es un anhelo ferviente del club. Para eso venimos, para eso trabajamos. No solo esta, cada Copa Libertadores, Boca la juega a ganar y la tiene que ganar. Por eso digo que Boca no tiene purgatorio: es cielo o infierno. La vara está muy alta. Profesionalmente me siento en un momento de plenitud. Si algo le falta a mi carrera es ganar una Copa Libertadores. Siento una mezcla de orgullo y desafío".

Alfaro le comunicó a Burdisso que "este es el momento más importante, el de la conformación del plantel, si bien en enero es un poco extraño porque hay poco tiempo para trabajar, incorporar, tomar decisiones. Distinto es el mercado de junio, en el que se dispone de dos meses y medio".

El duelo de la final de la Libertadores con River está hecho. Ahora hay que mirar hacia adelante y empezar a construir la victoria que vendrá
Gustavo Alfaro

Para cada puesto tiene por lo menos dos variantes de primer nivel. "Es un plantel rico, uno de los mejores de Sudamérica, y entonces el nivel de posibilidades de éxito es alto también", definió Alfaro. Y aunque la sumatoria de individualidades no siempre garantiza el éxito grupal, sabe que es muy necesario mantener motivados a todos: a los que salen al campo de juego, y fundamentalmente a los que miran desde afuera y esperan su oportunidad.

Los primeros minutos de Alfaro como entrenador de Boca

14:21
Video

Boca inicia 2019 con dos arqueros (Andrada y Rossi), tres laterales derechos (Jara, Buffarini y Peruzzi), tres zagueros centrales (Izquierdoz, Goltz y el chico Balerdi), tres laterales por izquierda (Fabra, Olaza y Mas) y siete volantes (Barrios, Nández, Pablo Pérez, Reynoso, Almendra y Chicco, más Gago, en rehabilitación).

Si bien Alfaro, Daniel Angelici y Nicolás Burdisso postergaron todas las consideraciones públicas sobre refuerzos y salidas, el entrenador se explayó sobre el defensor paraguayo Junior Alonso, que estaría llegando a préstamo por un año y medio desde Celta de Vigo: "Ya evaluaremos al plantel, pero un zaguero central es una necesidad. Junior Alonso jugó en Francia en línea de tres, de stopper, de lateral izquierdo, de primer central".

Cuando asumí en Huracán estaba en el puesto 26 de los promedios. Dejo un equipo clasificado para la Copa Libertadores, algo que no consiguieron Racing e Independiente. ¿Esa fue mi traición?
Gustavo Alfaro

Pero donde más atención debe prestar Alfaro es en el plano ofensivo. Ninguno en la Argentina y pocos equipos del mundo cuentan en sus planteles con la experiencia de Carlos Tevez, la voracidad goleadora de Ramón Ábila y Darío Benedetto (tiene una oferta millonaria del fútbol chino), el atrevimiento de Mauro Zárate y la velocidad de Cristian Pavón y Sebastián Villa. Sobre la posibilidad de poner a dos tanques, Alfaro expresó: "Tenemos dos centro-delanteros que son la envidia de cualquier equipo de primera, ¿por qué no van a poder jugar juntos. Pero hay que preparar ese entorno. Me gustaban cosas del 4-3-3 de Guillermo, pero también se puede trabajar para jugar de otra manera. No quiero encerrarme en una estructura ni hablar de esquemas sin nombres propios".

Alfaro, listo para emprender importantes desafíos al frente de Boca
Alfaro, listo para emprender importantes desafíos al frente de Boca Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

La etapa que comienza no solamente es la última posibilidad para que Angelici culmine su gestión con una Copa Libertadores. El golpazo en Madrid, frente a River, potencia la sed de revancha del club y de varios de los integrantes del plantel, que aun con las vueltas olímpicas que supieron conseguir en el ámbito local, arrastran la frustración de no poder cerrar sus ciclos con una vuelta olímpica más allá de las fronteras de la Argentina.

De todos modos, enceguecerse con una consagración internacional puede ser perjudicial para todos los involucrados. Más allá de disputar la fase de grupos del torneo de clubes más importante de Sudamérica, en el primer semestre Boca tiene dos desafíos trascendentes.

El primero, sin fecha ni sede estipuladas, será intentar ganar la Supercopa Argentina. En esta ocasión, enfrente estará Rosario Central, último campeón de la Copa Argentina. El otro es una deuda histórica del club: lograr por primera vez un tricampeonato. Para eso, deberá consagrarse en la Superliga. Será difícil, pero no imposible. A falta de 10 fechas para que concluya, Racing lidera con 36 puntos. Boca aparece sexto, con 24, pero a la vez con dos partidos menos. En caso de ganarle a San Martín en San Juan el 31 de enero (pendiente de la fecha 12) y a Atlético Tucumán en la Bombonera el 20 de febrero (adeudado de la fecha 15), el equipo xeneize podría escalar al segundo lugar de la tabla, y desde allí meter toda la presión en el sprint final.

Por lo pronto entre hoy y mañana Alfaro y su plantel tendrán sus primeros diálogos y actividades. Y entre todos trazarán los objetivos de un año muy intenso, tanto desde lo deportivo como desde lo dirigencial. El entrenador definió lo que representa dirigir Boca: "Hoy tengo una bala de plata. No todos los entrenadores la tienen y yo la quiero hacer valer".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.