Los equipos argentinos, en un arranque con buen pie

Boca y Racing tienen puntaje ideal, con dos fechas jugadas; San Lorenzo, que defiende el título, y Estudiantes ganaron en el debut; Huracán, que como el Pincha pasó en el repechaje, igualó en el arranque; solamente River perdió, en la altura
Francisco Schiavo
(0)
28 de febrero de 2015  

La teoría hablaba de una Copa Libertadores apasionante para la Argentina. Ahí estaba el defensor del título, San Lorenzo. También se anotaba el campeón de la Copa Sudamericana, River. Asomaba su archirrival, Boca, que había accedido a la etapa de los grupos en controvertido mano a mano con Vélez. Volvía a los grandes desafíos Huracán, campeón de la Copa Argentina. Y se encontró con el tesoro Estudiantes, que, ante la eliminación del conjunto de Liniers, también se clasificó para la etapa decisiva. Lo cierto es que antes, cuando las fronteras parecían cerradas para la bandera celeste y blanca, el debate se volvía ardoroso. Hoy, cuando todos parecen bien perfilados, el tema se centra en ellos, los conjuntos que llegan desde nuestras latitudes.

Cada uno encierra un tema propio. Acá es cuando conviene ir de atrás hacia adelante. La Libertadores asentó el repunte de Boca. Anteanoche, el conjunto de la Ribera celebró el debut con gol incluido de Daniel Osvaldo, que, de cabeza, señaló el tanto decisivo en el 2-1 ante Montevideo Wanderers. Los xeneizes tienen el puntaje ideal, ya que, en Chile, habían vencido a Palestino por 2-0. Fue el regreso del emblemático torneo a la Bombonera, con toda la carga emotiva que eso conlleva.

Racing se ratificó como el campeón argentino. Y, por si le hacía falta, subrayó el apetito goleador de Gustavo Bou, el delantero del bajo perfil, pero que pega gritos estridentes cerca de la red, en el corazón del área. La Academia se impuso a Guaraní, de Paraguay, por 4-1, con otros tres tantos de Bou. El atacante había concretado otro triplete en el debut ante Táchira, en el 5-0 en Venezuela. Implacable. Ya varios se frotan las manos por las ofertas que empiezan a aparecer por el atacante desde Europa. Vaya acierto.

Estudiantes, otro con historia de gloria en la Copa, entró en el repechaje y, lentamente, empezó a hacerse cada vez más fuerte. El 3-0 frente a Barcelona, de Ecuador, con tantos de Guido Carrillo, no hizo más que ratificar el espíritu internacional del conjunto platense. No parece tan preparado ni con tanto recambio, pero sabe lo que es jugar con los dientes chirriando. Y, en esta clase de competencias, eso ya es casi como un gol a favor.

Huracán, con toda la nostalgia a cuestas, después de haber superado con holgura a Alianza Lima, en el repechaje, empató con Mineros, en Parque de los Patricios, 2-2. Fue, ni más ni menos, que el regreso de Rolfi Montenegro al Palacio Ducó.

La segunda fecha pondrá otra vez en juego a San Lorenzo, que en el estreno del título tuvo un esforzado debut ante Danubio, en Montevideo: perdía, pero sobre la hora lo dio vuelta y se impuso por 2-1. El que no tuvo una buena experiencia en el regreso al máximo torneo de América del Sur fue River. Sostuvo como pudo el partido en la altura ante San José, en Oruro, Bolivia, pero cayó por 2-0 cuando faltaba poco. Algunos le achacaron la derrota a una merma en el rendimiento de los millonarios, pero el plantel no se hizo demasiado problema y se entusiasmó con todo lo que vendrá.

El buen momento de los equipos argentinos también se traduce en la tabla de los goleadores, comandada por Bou, con seis conquistas en dos partidos, seguido por Carrillo, con cuatro, en tres encuentros.

Es una Copa Libertadores extraña. De los representantes argentinos están casi todos los poderosos. Pero en Uruguay, por ejemplo, falta Peñarol. En Paraguay, se quedó afuera Olimpia. En Perú, no está Universitario. En Bolivia, dijo ausente Bolívar. En Brasil se notan los huecos de Flamengo y Cruzeiro. En Chile, se extraña a Universidad Católica. En Ecuador, no se lee a Liga Deportivo Universitaria. Son todos casos del fútbol actual. De lo que vino y de lo que puede venir.

El fútbol argentino, con toda su desorganización a cuestas, igual se mantiene al tope de América del Sur. Con San Lorenzo como último campeón de la Copa Libertadores y con River y Lanús como ganadores en la Sudamericana 2014 y 2013, respectivamente. El año empezó otra vez como para entusiasmarse con cosas importantes. De ellos, como siempre, dependerá.

Marcelo Gallardo

DT de River

"La ilusión en la Libertadores la tenemos todos. No es una competencia fácil, pero estamos con mucho entusiasmo"

M. Pellegrino

DT de Estudiantes

"En este torneo no se puede saber para qué estamos hasta que lleguemos a la parte decisiva. Daremos lucha"

R. Arruabarrena

DT de Boca

"No ganamos nada. Hasta ahora hemos sido siempre mejores que los rivales, pero no hay que conformarse"

Edgardo Bauza

DT de San Lorenzo

"Es una Copa atípica, con muchos candidatos. Sabemos que va a ser muy dura. Todos tienen la misma ilusión"

Néstor Apuzzo

DT de Huracán

"Nuestro primer objetivo fue haber llegado a la etapa de los grupos. Después iremos repartiendo las fuerzas"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.