Los grandes toman el control de la mesa chica de la AFA