Los ídolos modelo Osvaldo

(0)
28 de febrero de 2015  

La tecnología, las redes sociales y todos los condimentos de esta ensalada moderna han cambiado muchísimos parámetros en esta sociedad. No todo tiempo pasado fue mejor, pero sí distinto. Esta vida es una caricatura de la que teníamos unos pocos años atrás. Antes todo era más romántico, más artesanal y menos artificial. Más humano, tal vez. Más real, quizás.

La construcción de la figura de ídolo es uno de los lugares donde más diferencias se encuentra en este presente vertiginoso y aquel pasado pausado. Y esto aplica para muchos ámbitos, incluido por supuesto el fútbol. La música, por ejemplo. Un cantante hoy "emboca" un éxito a partir de un ritmo plagiado, se saca dos fotos, se involucra en algún escándalo televisivo y ya tiene club de fans (podríamos debatir la importancia de los clubes de fans, pero sería para otra ocasión).

Vivimos en un mundo necesitado de héroes de rápido consumo. Así lo impone el consumismo. Personajes descartables que pueden permanecer en primer plano un día, una semana o un mes, pero que tienen fecha de vencimiento pautada.

En el fútbol pasa exactamente lo mismo. Los tiempos de los ídolos de largo plazo se han extinguido. No más Alonsos y Bochinis que hagan su carrera casi con una única camiseta. No más Palermos o Riquelmes que pasen muchos años de conquistas con el club. Tal vez queden los Militos o los Cavenaghis, que vuelven a terminar su carrera en el club que los vio crecer y que forman parte de sus corazones.

Son tiempos modernos en los que muchos ídolos se fabrican a través de las redes sociales y de declaraciones mediáticas. Hay que aceptarlo. Todo cambia. Son tiempos en los que el modelo Daniel Osvaldo se impone con facilidad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.