Punto de vista. Los jugadores, Batista y el silencio