Los males de los clubes no se toman vacaciones