Los números siguen con el suspenso