Un mal de River y Lanús: cuando salir jugando desde el fondo se convierte en una asistencia al rival