Los primeros nombres de entrenadores que aparecen en la carpeta de Burdisso, el nuevo manager de Boca

Fuente: Telam - Crédito: Alejandro Santa Cruz
Franco Tossi
(0)
17 de diciembre de 2018  • 22:34

Boca empezó a moverse en este receso tan peculiar, en el que en las entrañas de la institución se menciona mucho la palabra reestructuración. El barajar y dar de nuevo comenzó con el anuncio del viernes de la no continuidad de Guillermo Barros Schelotto y siguió, de manera inmediata, este lunes con la formalidad del acuerdo con Nicolás Burdisso. ¿Es el nuevo entrenador? Para nada, aunque su llegada estará directamente relacionada con esa decisión: es el director deportivo, un cargo similar al de manager que, esperan, esta vez dé los resultados que no aparecieron en los últimos años, cuando Carlos Bianchi y Juan Simón no lograron consolidarse ante esa responsabilidad.

Se trata de una determinación que hace rato estaba en la cabeza de Daniel Angelici. Esperaba el momento oportuno para llevarlo a cabo. Sin embargo, se le presentaron dos. Por un lado, la salida del Mellizo, que bajo ningún punto de vista hubiese aceptado su llegada. Pero, por otro, también se da en una etapa en la que todavía cuesta reponerse de duro golpe de perder la Copa Libertadores ante River. "El atractivo de cumplir esta función ahora es el doble después de perder la Copa. Porque quería estar presente", fueron las primeras sensaciones de Burdisso.

Presentaron a Burdisso como el nuevo director deportivo de Boca - Fuente: Télam

01:44
Video

El exzaguero xeneize, que se retiró de la actividad profesional hace pocos meses, después de encarar una extensa trayectoria en el fútbol italiano, seguramente haya convencido rápido a los hinchas que lo escucharon. Porque pese a no contar demasiados detalles de lo que tiene en su cabeza para estos dos años de contrato (excede la gestión de Angelici), se mostró convencido y seguro de sus acciones a futuro, aunque estos serán días agitados para él: "Sabemos muy bien qué queremos y a dónde queremos llegar. Hoy, la decisión más importante es la de elegir un entrenador".

Burdisso será el encargado de reunirse con los máximos candidatos que él crea son las mejores alternativas para este momento de Boca. Habló de "contextos". Y aunque está claro que en su cabeza ya hay prioridades, escuchará a todos. Sus conclusiones y su decisión serán escuchadas por el presidente y ahí se definirá el nombre a contratar: "En base a lo que él elija, yo daré el visto bueno. No puedo desligarme de mis responsabilidades. Aunque seguro que voy a coincidir con él, como en todo lo que hablamos en las últimas horas", expresó Angelici.

¿Con quiénes se reunirá? Aunque la danza de nombres volvió a crecer debido a esta nueva incorporación que goza el club, hay apellidos claros. "Él respeta mucho a Pekerman y a Bianchi", le dijo a LA NACION alguien de la dirigencia que lo conoce muy bien. José será uno a los que Burdisso más escuchará, mientras que en su cabeza también está Eduardo Domínguez, yerno del Virrey: ambos técnicos están sin trabajo. Hay dos que aparecen comprometidos: Ricardo Gareca y Gustavo Alfaro. Pero pese a que los dos están con trabajo (en Perú y Huracán), no habría que descartarlos. Y el que se mantiene firme es Miguel Ángel Russo.

El nuevo director deportivo no quiso dar demasiados detalles, aunque sí marcó el perfil que buscará: "Lo tenemos claro. Necesitamos a alguien que nos genera ilusión y seguridad. Lo que a Boca le pasó no fue una caída, pero necesitamos volver a tener confianza. Obvio que las condiciones cambian luego de la final. Para determinar al técnico vamos a analizar los principios, la manera en la que vamos a predisponernos y en la que vamos a formar los planteles".

Pero una vez que pase esta decisión que se resolvería a lo largo de la semana, hay más allá en la vida de Boca y en la de este Burdisso. Relacionada está la pregunta de por qué nunca volvió a vestir la camiseta azul y oro. El exdefensor se enamoró de las formas de trabajo del fútbol italiano. Intentará copiar de mucho de aquello para que en la Ribera se pongan aún más a la altura: "Quiero poner en condiciones a todos en lo deportivo. Estuve mucho tiempo al lado de grandes estructuras y jugadores. Mi objetivo es dejar al club mucho mejor de lo que lo encuentro".

Aquello incluye una labor que le dé una mayor importancia a las divisiones inferiores: él salió de ahí, debutó con solo 18 años y sabe lo fundamental que es el semillero. Primero, por supuesto, quiere darle continuidad al eslogan que mantienen bien abajo: formar personas antes que jugadores y el que no estudia, no juega en Boca. Y, luego, darle un mayor sentido al considerable gasto que lleva sostener la formación de juveniles: entre sus prioridades está la de aumentar la cantidad de juveniles promovidos a primera división.

En relación a aquello hay otra cuestión que debe resolver pronto: las continuidades de Claudio Vivas, coordinador general de las inferiores, y Rolando Schiavi, entrenador de la Reserva. Lo del segundo parece ser más factible ya que las intenciones son muy similares, más allá de que la ambición de los últimos entrenadores y dirigentes por vaciar la billetera en refuerzos de jerarquía no dejó ver la calidad del trabajo.

Boca tiene director deportivo. Y el rumbo futbolístico empieza a tomar color. La primera decisión, está claro, será contratar un nuevo DT.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.