Los Rojos, por el camino esperado