Los Rojos y los desafíos menores

Francisco Schiavo
(0)
30 de abril de 2004  

La etapa más dura comenzó para Independiente. La eliminación en la Copa Libertadores en manos de São Caetano le dejó una sensación de vacío que sólo remediará el transcurso de los días. Mientras tanto, con la resignación como bandera, tendrá que acostumbrarse a convivir con ella. Apenas pisó el aeropuerto de Ezeiza, el equipo se vio con las manos vacías antes de tiempo, reaccionó y se despertó en la realidad más cruda. Esa que despedazó la esperanza y que lo obligó a concentrarse en los pequeños desafíos. Encima, todo quedará bajo la aguda y exacerbada mirada de sus hinchas, que, pese al aliento en Brasil, ya mostraron su disconformismo con amenazas y hasta agresiones para tres futbolistas: Leonel Ríos, Christian Giménez y Maximiliano Ayala.

Después de ese partido crucial en Brasil, sin escalas, Independiente tendrá que mentalizarse en "sumar 25 puntos para no complicarse con el promedio del descenso", según las palabras del DT, José Omar Pastoriza. Suena a poco, demasiado poco para un equipo con historia, cuya ambición era grande –desmedida, quizás– al principio de la temporada. Las propias limitaciones condenaron a Independiente, ya alejado de las posiciones de vanguardia en el Clausura, y con escasas posibilidades de clasificarse para los torneos internacionales de 2005. Poco puede esperarse de aquí al final del campeonato: a lo sumo, la defensa del orgullo en los clásicos ante Boca y Racing. Circunstancia casi tan pobre y triste como la eliminación misma.

Como siempre, la frustración deportiva acarreará otras consecuencias. En el medio quedarán el debate y la reflexión –pondrán a todos en una evaluación permanente– por una decepción tan prematura. Y, tal vez, algunas decisiones comprometidas. El recambio será inevitable. Si ya hasta se mencionan eventuales bajas y refuerzos. El trabajo de Pastoriza también quedará bajo la lupa de aquí al final del torneo. Los dirigentes aún mantienen el crédito abierto. Aunque algunos, por lo bajo, sostienen que el director de fútbol, Julio Comparada, tiene dos nombres en mente: César Luis Menotti y Jorge Burruchaga, actualmente en Arsenal. Una prolongada zona de turbulencias se avizora en el horizonte de Independiente.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.