La primera B. Los violentos desataron su furia en Casanova