Ganaron en los últimos 8 enfrentamientos. Los xeneizes, una pesadilla para los equipos brasileños