Manchester fue un clásico teñido de rojo