Opinión. Maradona juega para él y para Messi