Marcelo Gallardo ya empieza a jugar 2019 con la idea de promover más juveniles en River

Gallardo no piensa en refuerzos, sino en promover jugadores de las inferiores
Gallardo no piensa en refuerzos, sino en promover jugadores de las inferiores Crédito: Prensa /River
Pablo Lisotto
(0)
21 de diciembre de 2018  • 23:59

ABU DHABI.– River se despidió hasta 2019. El partido de este sábado a las 10.30, en el que se definirá al tercero en el Mundial de Clubes frente al Kashima Antlers, de Japón, apenas sirve para darle un cierre oficial a una temporada inolvidable que culminó con la victoria eterna en la Copa Libertadores contra Boca en Madrid y el cachetazo recibido ante el Al Ain, una derrota por penales que le quitó la posibilidad del sueño de consagrarse en esta ciudad ante Real Madrid.

Por eso, no es casualidad que la mayoría de los habituales titulares no digan presente ante el conjunto japonés. E incluso, la consecuencia de este modo vacaciones la expuso el propio Marcelo Gallardo, cuando anticipó la formación, con solo cuatro nombres que se repiten de la semifinal: Lux; Moreira, Martínez Quarta, Pinola y Casco; Mayada, Zuculini, Palacios y De La Cruz; Julián Álvarez y Borré.

Se dijo: si el martes todavía tenía la cabeza en Madrid, y en todo lo que rodeó a la final de América ante Boca, y eso le impidió focalizarse en el Al Ain, tras la derrota trasladó su mente a Buenos Aires. El paréntesis que tanto la dirigencia como el cuerpo técnico querían ponerle a la euforia desatada en el estadio Bernabéu fue justamente eso: una pausa en la cual no bastó con el entusiasmo y el envión anímico y eso derivó en ver la final del mundo desde la tribuna.

No será fácil reiniciar el camino. ¿Cómo hacerlo, después de alcanzar la gloria máxima y eterna? ¿Para buscar desafíos que superen un hecho calificado de insuperable por el propio entrenador, por los futbolistas y por los dirigentes? El propio entrenador explicó, en una conferencia de prensa fuera de programa y solo para medios argentinos, en donde radica el máximo desafío para el 2019.

El Muñeco es muy consciente de lo que se viene. Y está preparado: "Mi desafío como entrenador es volver a ser competitivos y no conformarnos con un gran logro. Tenemos que enfocarnos en volver a empezar, y que el enfoque sea nuevamente construir una base sólida, ojalá que con la mayoría del plantel que tenemos. Y veremos quién llega y quién se va. Todo eso para mí, por lo menos mientras sienta ganas y deseos, siempre va a estar."

Gallardo también reconoció que hay otro foco que también le genera entusiasmo rumbo al 2019: "Hay un proyecto en el cual creo que este año será un envión fundamental para lo que viene en cuanto a base formativa, que pasa a por seguir potenciando el área de juveniles. Eso también requiere atención, y que podamos seguir con toda la gente que trabaja por detrás para el bienestar y el futuro del club. Eso me llena y me conmueve. Poder ser parte de ese proyecto además de lo profesional. La proyección de juveniles lleva su tiempo, pero lo vamos a buscar. Siempre hay algo para seguir alimentándose. Y cuando sienta que ya está todo hecho y aporté lo que tenía que aportar, imagino yo que será otro momento para decir ‘hasta acá llegamos’".

No hay muchas precisiones acerca de quiénes pueden llegar a River y quiénes podrían emigrar. Porque la cotización del dólar juega y mucho en este mercado de pases que se abre, y que altera los planes de todos los clubes de la Argentina. No solo River. Por eso Gallardo prefiere la cautela y pisar sobre seguro: "Tengo que tener certeza de las cosas que pueden llegar a pasar. Certeza es la del Pity (Gonzalo Martínez), que ya se nos va. Y después hay un montón de otras cosas que pueden llegar a pasar o no. Sin embargo, creo y estoy convencido de que los jugadores que puedan llegar a tener ofertas, en un mercado muy corto, claramente me tendrán que decir que se quieren ir para yo saber que no voy a contar con ellos".

Claro que la competencia oficial recién termina hoy, y es por eso que los tiempos se postergaron. Por lo general, para antes de Navidad River ya tiene al menos un borrador de los nombres que saldrá a buscar. Esta vez, eso fue imposible. "No hemos entrado en ninguna conversación con ningún jugador con posibilidad de llegada, estuvimos enfocados en esta definición, y no hicimos ninguna gestión por ninguno, mientras no aparezcan ofertas concretas por alguno de nuestros jugadores y ellos quieran emigrar. Todos los nombres que hayan aparecido..."

El propio DT del campeón de América resume lo que viene: "Arranca un semestre que va a tener mucha carga de partidos, con poco tiempo de recuperación y vacaciones, con muchos partidos para jugar en los primeros meses y hay que prepararse para volver a empezar. No es un pagaré que tenga que saldar, pero sí un gran desafío. No es fácil competir y competir y sostenerse. Pero me gusta."

A Gallardo y a todo River le hizo muy bien esta estadía en Abu Dhabi. Porque a pesar del fastidio que le generó la derrota ante el Al Ain, en el hotel de lujo en el que se hospedaron pudieron descomprimir toda la presión encapsulada en los últimos 40 días.

Por eso, con una sonrisa de oreja a oreja, y con la Mezquita Sheik Zayed de fondo, el Muñeco cuenta qué versión de él se verá el año próximo: "El mismo insoportable del 2018, 2017, 2016 y así. Con más canas, más ojeras y esperando seguir creciendo como entrenador y siguiendo con la posibilidad de rearmar buenos grupos de jugadores y buenas personas, con valores enormes que son los que nos identifican a nosotros y hacen mucho más saludable la profesión".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.