Marcelo: un atípico caso de honestidad en el fútbol