Martino, el hombre que no cambia el discurso y es fiel a sus convicciones