Más dudas que misterios para un superclásico vital