Más que la eliminación, el drama italiano es el futuro