Maxi Rodríguez: cómo fue la caminata antes del último penal y cuándo decidió patear al medio

Fuente: Reuters
La Fiera sentenció la serie de penales y le dio a la selección el pasaje a la final del Mundial, tras 24 años; “Sabella me dijo que iba a patear y me pregunto si quería el segundo o el cuarto; y elegí el cuarto, uno está tocado por la varita”, contó la Fiera, de 33 años
Pablo Hacker
(0)
10 de julio de 2014  • 09:39

SAN PABLO.- "Son cosas de la vida que te ponen ahí, uno está tocado por la varita. Me tocó el gol decisivo contra México y ahora llevar a la Argentina a la final del Mundial". Maxi Rodríguez casi no había participado de Brasil 2014. Había empezado como titular ante Bosnia, pero, tras 45 minutos flojos, dejó la cancha y no volvió a entrar. Hasta que hoy Alejandro Sabella lo mandó a la cancha. Iban 10 minutos del primer tiempo suplementario e ingresó por Ezequiel Lavezzi. Casi media hora después, fue la llave para desatar la fiesta, para sellar el pasaje a la final, con el penal que sentenció la serie 4-2.

Héroe en los octavos de final contra México en Alemania 2006, Maxi, de 33 años, sabe que está viviendo su última Copa del Mundo. "Lo hablábamos con Mascherano y Messi, con quienes estuvimos en los últimos tres mundiales. Esta vez se nos tenía que dar", contó la Fiera, luego del partido.

Ya es de noche en San Pablo. Llueve en el Itaqueirao, un escenario lleno de tensión, a minutos de que comience la serie de penales. Sabella no lo consulta, le dice a Maxi que va a patear. "Lo único que me preguntó era cuál quería. Quedaban el segundo y el cuarto, y pedí el cuarto. Por eso, a veces uno piensa que está tocado por la varita", insiste el volante de Newell´s.

Fuente: AP

Romero se lo ataja a Vlaar, Messi convierte, gol de Robben, buena ejecución de Garay, Chiquito se luce ante Sneijder, Agüero no falla, Kuyt mantiene con vida a Holanda. La serie está 3-2. Le toca a Maxi. Si anota, la selección está en la final del Mundial, después de 24 años.

La Fiera empieza esa caminata interminable desde la mitad de la cancha. "Se te cruzan 200 mil cosas por la cabeza en ese momento. Le quería arrancar el arco", cuenta Maxi a la salida del vestuario, todavía con los ojos llenos de emoción. "No soy de patear al medio, pero tenía tantas ganas de pegarle. Cuando llegué al punto del penal, había decidido tirar al medio", sigue describiendo ese momento.

Hasta que llega la ejecución: "Le apunté a la cabeza del arquero para romperlo todo. Cuando la pelota toca la red, conseguimos ese sueño de jugar la final. Lo tenía a Chiquito ahí, son momentos que no se olvidan nunca". Y quedará para siempre. Su remate, el balón que tarda en entrar y la quinta final del mundo para la selección.

Video

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.