Me cansan las estupideces que se hablan

Ni incentivación ni arreglo para el empate: Alberto Acosta se mostró molesto por los rumores acerca del partido con Independiente
(0)
30 de noviembre de 2002  

Alberto Acosta volvió de Colombia a pura sonrisa. La goleada por 4 a 0 ante Atlético Nacional, por la primera final de la Copa Sudamericana, significó el suficiente aliciente para que el regreso, ayer por la madrugada, no fuera tan cansador. En la vuelta, a San Lorenzo lo espera otro desafío importante: convertirse en el juez de la definición del torneo Apertura. Mañana, si vence a Independiente en el Nuevo Gasómetro, puede forzar un desempate con Boca. Y el delantero no le escapa al reto.

"Es lindo jugar en un final de campeonato así. La gente de San Lorenzo va a querer disfrutar el 4-0 que trajimos de Colombia. Va a estar bueno", se entusiasma el experimentado delantero.

"En los últimos partidos Independiente bajó su nivel, pero no tenemos que confiarnos -explica Acosta-. Tenemos que mantener la concentración que logramos en los últimos partidos; como hicimos en Colombia."

Piensa en el clásico, sueña con una cancha llena, se divierte con la posibilidad de meter algún gol. Aunque, aclara, no le gusta estar en esta posición, ante la mirada de todos por una situación que no buscó. "A Boca no le queda otra que depender de nosotros porque falló el domingo último. Lo tuvo todo para alcanzar a Independiente, pero no pudo."

Surge inevitable, entonces, la consulta por los rumores; por las versiones de incentivación por parte de Boca o por el arreglo con Independiente para el empate. Las dos opuestas; las dos con las misma fuerza.

"No quiero hablar de eso", dice fastidioso, aunque luego se arrepiente; no se escuda en el silencio. "Me cansan las estupideces que se hablan respecto de este partido. Por suerte nosotros estuvimos en Colombia esta semana. Pero se dijeron una batería de estupideces", se queja. "Los disfruto a mil estos partidos. Los vivo muy intensamente. Pero el resto es ensuciar sin ningún sentido."

San Lorenzo salió campeón en el Clausura 95, en gran parte, porque Independiente venció a Gimnasia La Plata, rival directo del equipo azulgrana. Y ahora se habla de que los de Boedo le devolverán el favor a los Rojos. Pero Acosta lo desmiente: "Nada que ver. Yo no estuve en aquel equipo. Y, aparte, aquello no fue un favor de Independiente. Ellos ganaron porque era lo que debían hacer: ir para adelante".

Se lo nota molesto. Aquella sonrisa del comienzo se borró de su cara. Lo indignan las consultas por esas versiones.

-¿Les molestaría que Independiente dé la vuelta olímpica en su estadio?

-A cualquiera que tiene un poco de sangre le duele. Por eso también queremos ganar. Pero tampoco hay que dramatizar; no sería la primera vez en la historia del fútbol que un equipo sufre eso.

Pero insiste en negar cualquier tipo de acuerdo. Y refuta la versión de que se reunió con Lucas Pusineri, jugador de Independiente, para concretar un arreglo. "Me pone muy mal que se diga que fui a arreglar el partido con amigos. Porque Lucas es uno de mis mejores amigos. Pero no se pueden decir esas cosas. ¡Si yo estuve en Colombia! Vivo a 500 metros de donde se concentran (en Pilar), pero es algo disparatado."

Y defiende contra todo la integridad del equipo. "Ahora parece que la culpa de todo lo que pasa la tiene San Lorenzo. Si sale campeón Independiente, van a decir que arreglamos. Y si ganamos nosotros, van a decir que Boca puso plata.

"La culpa la tienen Independiente y Boca, porque no aprovecharon sus oportunidades. Independiente, cuando llevaba ocho puntos de ventaja, y Boca, el domingo último, cuando no le ganó. Lo que pase el domingo es culpa de ellos."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.